Líder, Gerente, y Líder-Gerente

 

En el mundo gerencial, se asocia la figura del gerente con la del líder, y esto es quizás lo más normal. Pero no necesariamente el gerente es el líder en nuestras organizaciones, y de igual forma, el líder no es necesariamente el gerente de los recursos en la empresa. Y es que debe existir un individuo que integre ambas cualidades, el cual vendría siendo el líder-gerente.

Ahora bien, gerente y líder no son necesariamente lo mismo. Vamos a ver, si por gerente entendemos a aquella persona que administra recursos humanos, físicos, materiales, tecnológicos y financieros, en las esferas administrativas y operativas de una organización, con la intención de agregarle valor a la misma y obtener un resultado positivo al final del ejercicio económico, y por líder a aquella persona a la que un grupo de individuos sigue, reconociéndola como jefe u orientador –más allá del rango, cargo o jerarquía- en el ámbito empresarial, quizás podemos ver la diferencia.

Si hacemos un poco de memoria, es posible que podamos recordar alguna experiencia académica, laboral, familiar o personal, en la cual aquella persona señalada como gestora de los recursos, si bien desempeñaba una excelente labor, no necesariamente era seguida por la mayoría, siendo un buen gerente, pero no el líder. En este caso, quizás aquella persona de cargo o rango medio, que estaba en contacto con todos, y motivaba a los demás a diario en la organización, era quien capturaba la atención de los compañeros de trabajo, asumiendo el rol de líder.

Entonces, ¿el líder nace o se hace?, pues la respuesta a esta pregunta ya la conocemos, y si bien nacemos con cualidades y aptitudes que nos orientan a ser líderes en nuestros espacios, debemos recordar que el líder se hace! Y en conocimiento de esta realidad, solo resta estar consciente de nuestras fortalezas y debilidades, para podernos ubicar correctamente como buenos gerentes o líderes sagaces, con la intención de fortalecer aquellos aspectos personales, laborales o académicos, que nos permitan trascender al nivel de líder-gerente.

Y es que el líder-gerente es una especie en extinción, puesto que se piensa que tan solo con ostentar un cargo o jerarquía, automáticamente los miembros de nuestra organización nos seguirán sin mediar palabras. Y esto no es así, porque el líder da el ejemplo, el líder instruye, el líder orienta y define el camino a seguir, el líder se comunica y está en contacto permanente con todos, motivándolos y aleccionando para crecer como organización sobre los errores cometidos, siendo empático y firme en las tomas de decisión. Y esto no es muy frecuente en la actualidad, donde gerencia y liderazgo se confunden del mismo modo que  integridad y honestidad, donde también se puede ser lo segundo sin necesariamente ser lo primero.

Anuncios

Acerca de aaronolmos

Economista UCV/Esp. en Finanzas de Empresas UCV/MSc. en Gcia. Empresarial UCV/Doctorando en Gcia. UCV/Docente-Investigador UCAB/CIAP/CIC/UAH e Instituto Internet #EconomíaDigital
Esta entrada fue publicada en Gerencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s